jueves, 6 de septiembre de 2012

El intento al UTMB con la UTVC

Después de estar unos 15 días por Suiza e Italia, en las que aparte de disfrutar de mi familia, pude gozar entrenando en parajes maravillosos





Llegue a Chamonix con la sensación de no estar al 100%, pero también con la sensación de estar con las pilas cargadas.
Aunque no había podido hacer éntrenos largos desde la Porta del Cel,  por lo menos había podido entrenar un par de horas diarias y además en alturas entre 1600 y 3100 m-s.

Llegamos a Chamonix el día 29 de Agosto con intención de correr la Ultra Trail de Mont Blanc (UTMB).
El mismo día de llegada, al ir a la oficina de turismo, coincidimos con Imanol Aleson y familia, que llevaban una semana en Chamonix, y esa misma tarde también llegaban Unai Bengoa y familia. De todos ellos no nos separaríamos hasta el último día.  (Un verdadero placer).

Según los partes del tiempo que pudimos encontrar, el tiempo se estropeaba el miércoles a la tarde, y seguía empeorando hasta el sábado de madrugada, para luego mejorar un poco.
Con este panorama, no se tardo mucho en empezar a oír rumores de problemas de nieve en los pasos de carrera, de modificaciones en el recorrido, ….pero como digo solo eran rumores.

Después de estar todo el jueves y el viernes a la mañana visitando Chamonix (lo poco que la lluvia nos dejaba), y charlando con gente amiga que también estaban por Chamonix (Jose Vicente, Leire, Samu, Lidia y muchísimos mas) al mediodía del viernes llego la confirmación vía SMS.
“Salida por las 19h-muy.Condiciones meteorologicas sobre los paso de montaña. Nuevo trazado 100 km sobre Francia unicamente.”
Nos cambiaban totalmente el recorrido, luego tocaba ir a  informarse.
En el punto de información de carrera, tenían UNA copia del perfil y un trazado pintado sobre un mapa, pegado a la pared.
No había mucha mas información.
Como Aleson llevaba una semana en Chamonix, conocía la zona por sus éntrenos, y gracias a el pudimos enterarnos mas o menos de lo que nos esperaba.

Después de preparar todo el material y vestirnos, nos dirigimos a la Salida. Andábamos tarde y había mogollón de gente, pero aun así nos pudimos colocar bastante adelante.





A las 19h, con algo de retraso, nos dieron la salida a una carrera que NO era la UTMB, era la UTVC (Ultra Trail del Valle de Chamonix), pero era lo único que teníamos. 
En ese momento no estaba lloviendo, pero no tardaría en volver a empezar.






Había un montón de gente animando por las calles de Chamonix. Pasote.


Todo el mundo salio a un ritmo muy fuerte. Parecía que habían dicho algo así como “Tonto el último”. Todo el mundo corriendo, sin importar que lo que se nos venia tampoco era moco de pavo.
Yo intente ir cómodo, pero los primeros km-s me costaron bastante, ya que las sensaciones no eran buenas.  Llevaba desde el lunes sin entrenar (me había mordido un perro el lunes a la noche y había estado hasta esa misma mañana tomando antibióticos por la infección generada en la muñeca) y me estaba pareciendo que el cuerpo no estaba reaccionando correctamente a esta actividad tan repentina.

Después de unos 10 km-s, empezaba un poco de desnivel, y algunos ya dejamos de correr (YA ERA HORA).
Aproveche ese momento para ponerme la chaqueta Gore (ya no me la quite en toda la carrera), ya que empezaba a llover, y también para sacar el frontal, ya que se nos echaba la noche encima.

A partir de ese momento, toda la noche fue parecida: Mucha zona de correr, ya que nos metieron casi todo por pistas anchas, lluvia continua que se convertía en nieve a partir de 1700m, niebla, tensión por la poca visibilidad que tenia al correr (parecía que el frontal también había decidido alumbrar menos de lo deseado) y terreno resbaladizo.

Con ese panorama fueron pasando las horas y los kilómetros.


*Foto de Desnivel

Al amanecer, parece que el tiempo también quiso darnos un poco de tregua, y dejo de llover.

Yo no me acordaba de como era la parte final del perfil de carrera, y la ultima subida fuerte me sentó como un jarro de agua fría.
Hasta ese momento la cabeza había funcionado correctamente, pero en esa subida me vinieron todos los fantasmas. Las piernas las tenia a punto de reventar, y además no sabia cuanto teníamos que subir (al final fueron 600 m-s positivos), ni cuanto faltaba.
De todas formas, era curioso (y yo mismo me daba cuenta), que aun subiendo muy cascado, estaba pillando y adelantando a gente.
En ese punto mucha gente reventó. Literalmente.

Después de esa subida, teníamos una bajada hasta Argentieres (último avituallamiento) y luego lo que yo creí inocentemente como 8 km-s de bajada hasta meta (nada más lejos de la realidad).
La bajada la tome con mucha calma, ya que no quería que las piernas se cargasen mas de lo que estaban (aunque también tenia mis dudas, de si eso era posible o no).
Llegue al avituallamiento y salí bastante rápido.
Lo que yo esperaba como 8 km-s de bajada, se convirtieron en 10 km-s de continuo sube-baja. 
OSTI..s cuanto me comí el tarro.
No sabía donde demonios estaba Chamonix. Las piernas muy cargadas,….BUFFF. Fue el tramo que mas sufrí de toda la carrera.
Que largo se me hizo.

Bueno, pues después del “suplicio”, al final llegada a Chamonix.





Tiempo invertido (15 horas y 25’ o algo así), en 109 km-s de ducha continua (y con agua fria :-))

Luego me dijeron, que el ultimo tramo también fue el único tramo en el que perdí alguna posición, ya que hasta ese momento, en todos los controles estaba mejorando puestos.
A mi sinceramente eso no me importa demasiado, ya que me quedo con las buenas sensaciones que tuve casi todo el tiempo. Aunque también he de decir que no me gustan este tipo de carreras en los que se corre, se corre, se corre, se corre. En este ultimo aspecto si me quede con un sabor un poco agridulce.

Hasta el siguiente sueño....:-)
Txomin

1 comentario:

  1. bonita cronica,felicidades por haberla terminado,y a por la siguiente

    ResponderEliminar